Identificación de A. dulcineaeA. iberica, A senilis y A. gibbosa

Ejemplares de A. iberica y A. Gibbosa, cortesía de Helen Attenborough. A. dulcineae cortesía de Rafael Yepes.

Una vez identificado el género Aphaenogaster, vamos a identificar estas especies.

La identificación de A. dulcineae es sencilla:

  • Segmentos funiculares 2-6 cortos, casi tan anchos como largos.
  • Cabeza puntuada, lisa, que la diferencia de A. subterranea que la tiene estriada reticulada.

Cabeza y segmentos funiculares 2-6 de A. dulcineae


A. dulcineae


Según el cuerpo, gastro, espinas propodeales, cabeza y maza antenal. identificaremos las otras tres especies.

Cuerpo:

  • En A. iberica color marrón oscuro a negro y cuerpo mate (fig 1a)
  • En A. senilis color grisáceo a negro y cuerpo mate (fig. 1b)
  • En A. gibbosa color marrón oscuro a negro (fig. 1c) Pronoto y mesonoto no forman una línea continua en vista de perfil, en forma de “joroba”


Gastro:

  • En A. iberica gastro estriado o mate, al menos en la base, a veces fina y densamente punteado. Pospeciolo estriado (fig 2a)
  • En A. senilis gastro estriado, al menos en la base. Pospeciolo granulado (fig. 2b)
  • En A. gibbosa gastro liso. Pospeciolo liso (fig. 2c)


Espinas propodeales:

  • En A. iberica espinas propodeales largas, siguiendo el perfil corporal, por lo general curvadas hacia la horizontal (fig. 3a)
  • En A. senilis espinas no muy cortas, cilíndricas y orientadas a unos 45º sobre el propodeo (fig. 3b)
  • En A. gibbosa espinas cortas y anchas (fig. 3c)


Cabeza: 

  • En A. iberica cabeza más larga que ancha (fig. 4a) en este ejemplar CI* = 83
  • En A. senilis cabeza mucho más larga que ancha (fig. 4b) en este ejemplar CI = 71
  • En A. gibbosa cabeza más larga que ancha (fig. 4c) en este ejemplar CI = 85


* CI es el Índice Cefálico CI = HW / HL x 100 y nos da una idea de la proporción entre el ancho y el largo de la cabeza. Va de 1 a 100. Si la cabeza es igual de larga que ancha CI=100

Maza antenal:

  • En A. iberica y A. gibbosa maza antenal de cuatro artejos (fig. 5a y 5c)
  • En A. senilis maza antenal de cinco artejos (fig. 5b)


Las mandíbulas


En las hormigas (Formicidae), las mandíbulas constituyen una herramienta fundamental y realizan con ellas una amplia gama de funciones, las más importantes: manipulación de objetos, procesado de alimentos, caza y defensa.
Están muy especializadas y presentan formas muy diversas, variando en forma y tamaño.


Fig. 1 Mandíbulas de una major de Camponotus cruentatus


Márgenes y dentición:

Una mandíbula típica se divide en márgen externo (Mex) y margen interno (Min).
El márgen interno se divide a su vez en margen basal (Mba) y margen apical o margen masticador (Mma). (fig. 2)


Fig. 2  Márgenes de las mandíbulas de una major de Messor barbarusMex - margen externo, Min - margen interno, Mba - margen basal, Mma - margen masticador


El margen basal se curva en un ángulo llamado ángulo basal (anb) hacia el margen masticador, que está por lo general provisto de dientes (die) y/o dentículos, que son dientes pequeños (dti). El diente más distal se denomina apical (dap) y el anterior preapical (dpr), mientras que el más proximal se llama basal (dba) y el siguiente prebasal (dpb). Los dientes se numeran desde el extremo de la mandíbula. Es decir el diente apical será el primero. (fig. 3)

Fig. 3 Mandíbula de Camponotus cruentatus. anb - ángulo basal, die - dientes, dti - dentículos, dap - diente apical, dpr - diente preapical, dba - diente basal, dpb - diente prebasal


Por lo general en el margen basal no se presentan dientes, aunque en algunos casos están presentes y cuando existe un espacio grande sin dientes entre los dientes o dentículos, se denomina diastema (dia) (fig. 4A). Los dientes romos y gastados (fig. 4B) se denominan crenulados, mientras que los dientes estrechos y alargados se denominan espiniformes (fig. 4C)

Fig. 4   A) Dentículos en margen basal y diastema (dia) en Aphaenogaster senilis. B) Dientes crenulados de Messor barbarus. C) Dientes espiniformes de Camponotus barbaricus.


Las mandíbulas también pueden presentarse con pocos o ningún diente (edentadas) (fig. 5)

Fig 5. Mandíbulas edentadas de una major de Pheidole pallidula.



Forma:

Por lo general, las mandíbulas presentan forma más o menos triangular, con márgenes basal y masticador bien diferenciados (fig. 6)

Fig. 6 Mandíbulas triangulares de Tapinoma nigerrimum


Sin embargo, en algunos casos, el margen masticador se alarga bastante y se acorta el margen basal como en el caso de la exótica Harpegnathos venator (fig. 7A) o de las mandíbulas trampa (ver artículo jaw traps) del género Anochetus, con tres grandes dientes apicales (api) así como multitud de dentículos (dti) (fig. 7B y 7C)

Fig. 7) A) mandíbulas de Harpegnathos venator B) y C) mandíbulas de Anochetus ghilianii, dentículos (dti), diente apical (api)


En general podemos concluir que las mandíbulas de las hormigas son extraordinariamente variables y de gran importancia taxonómica.


REFERENCIAS:

antwiki.org
https://www.antwiki.org/wiki/Morphological_and_Functional_Diversity_of_Ant_Mandibles

hormigas.org
http://www.hormigas.org/xPaginas/Anatomia.htm

Fernández F. (ed.). 2003.
Introducción a las Hormigas de la región Neotropical. Instituto de Investigación de Recursos
Biológicos Alexander von Humboldt, Bogotá, Colombia. XXVI + 398 p.