Identificación de Messor ibericus (Santschi, 1925)



M. ibericus pertenece a la subfamilia Myrmicinae y se caracteriza por:

  • Cabeza y mesosoma desde marrón claro a rojo pardusco.
  • Gastro marrón a marrón oscuro.
  • Talla mediana no superando los 8,5 mm (fig. 1 y 2)

Fig. 1) Messor ibericus marrón claro

Fig. 2) Messor ibericus rojo parduzco


  • Cabeza esculpida con surcos en su mayoría paralelos que generalmente se bifurcan a la altura de los ojos y desaparece gradualmente por encima de la altura de los ojos.
  • Setas erectas abundantes en el costado de la cabeza desde el occipucio hasta la inserción mandibular (fig. 3)

Fig. 3) Messor ibericus, setas erectas y escultura


  • Base del escapo sin lóbulo, proceso con forma de diente dirigido principalmente hacia abajo (fig. 4a)
  • Clipeo emarginado, a veces levemente excepto en obreras pequeñas (fig. 4b)

Fig. 4) Messor ibericus. a - proceso con forma de diente - clípeo emarginado


  • Primer segmento funicular (pedicelo) (pe) corto, más largo que el segundo segmento (s2), pero más corto que el segundo y el tercero juntos (s2+s3(fig. 5)

Fig. 5Messor ibericus. pe -pedicelo  s2 - primer segmento funicular  s3 - segundo segmento funicular


  • Pronoto con surcos medianos a menudo arqueados  (fig. 6a)
  • Mesonoto y mesopleurón densamente esculpidos con lineas transversales paralelas en su mayoría (fig. 6b)
  • Propodeo redondeado (fig. 6c)
Fig. 6) Messor ibericus, (a) mesosoma, (b) mesonoto y mesopleuron y (c) propodeo



OTRAS IMÁGENES:





Los ejemplares pertenecen a la fauna de Huelva, España.


REFERENCIAS:

ANATOMÍA DE LAS PATAS


Las patas son apéndices articulados que permiten a las hormigas caminar, aunque también pueden tener otras funciones como la detección de vibraciones en el terreno como puede verse en el artículo “La comunicación en las hormigas''

Las hormigas, como el resto de los insectos, disponen de seis de estos apéndices unidos al mesosoma: dos anteriores o protorácicas, dos medias o mesotorácicas y dos posteriores o metatorácicas (fig. 1)

Fig. 1) Patas de una obrera de Messor barbarus: protorácicas (pro), mesotorácicas (mes) y metatorácicas (met)


Las patas se componen de seis segmentos: coxatrocánterfémurtibiatarso pretarso (fig. 2)

Fig. 2) Partes de la metapata de una obrera de Messor barbarus coxa (cox), trocánter (tro), fémur (fem), tibia (tib), tarso (tar) y pretarso (pre)


La coxa es el primer segmento y une cada pata con cada segmento del mesosoma en su parte ventral (fig. 3)


Fig. 3) Unión de las coxas (cox) en la parte ventral del mesosoma en una obrera de Camponotus pilicornis


Le sigue el trocánter, un pequeño segmento que sirve de articulación entre la coxa y el tercer segmento, el fémur (fig. 4

Fig. 4) Detalle de la articulación del trocanter (tro) con la coxa (cox) y el fémur (fem) en una obrera de Camponotus pilicornis

Tras el fémur (fem) encontramos la tibia (tib), que puede ir provista de espolones (esp) (fig. 5)

Fig. 5) Tibia (tib) de la pata trasera de una obrera de Messor barbarus con su típico espolón (esp)


Los espolones pueden tener forma de espina (simples), espinas con  una cresta estrecha y poco desarrollada (barbudos) o forma de peine (pectinados) (fig. 6)

Fig 6) Tipos de espolones A - simple, B - barbudo, C - pectinado

El espolón pectinado, localizado en las patas delanteras, se denomina estrigilo y se utiliza sobre todo para funciones de limpieza, como podemos ver en el artículo “El aseo en las hormigas
Las hormigas pueden tener varios o ningún espolón en las tibias de las patas medias y traseras, siendo este número y el tipo de gran importancia taxonómica.


Tras la tibia (tib), encontramos el tarso, (tar) compuesto de cinco segmentos denominados tarsómeros (t1-t5)
El primer tarsómero es el denominado basitarso o tarsómero basal (bst) y es el más largo (fig. 7)

Fig. 7) Tarso (tar) con sus cinco tarsómeros (t1-t5) y pretarso (pre) de una pata de Messor barbarus


El último segmento es el pretarso, cuyo extremo contiene dos uñas o garras pretarsales (gar) generalmente lisas pero que en algunas especies pueden ser dentadas o pectinadas siendo caracteres diagnósticos de algunos géneros.
Entre las garras podemos encontrar una estructura en forma de almohadilla denominada arolio (arolium) (aro) con funciones de locomoción (fig. 8) véase el artículo “La locomoción en las hormigas

Fig. 8) Pretarso (zona coloreada figura derecha) uñas o garras tarsales (gar) y arolio (aro) de una pata de Messor barbarus




REFERENCIAS:

Hormigas amarillas.
https://hormigasamarillas.blogspot.com/2012/02/anatomia-general-de-las-hormigas-5.html


Hormigas.org
http://www.hormigas.org/xPaginas/Anatomia.htm

Hormigas de Colombia.
F. Fernández, R.J. Guerrero & T. Delsinne. Ed. Fernando Fernández. Univ. Nacional de Colombia, 2019.


 Identificación de A. dulcineaeA. iberica, A senilis y A. gibbosa

Ejemplares de A. iberica y A. Gibbosa, cortesía de Helen Attenborough. A. dulcineae cortesía de Rafael Yepes.

Una vez identificado el género Aphaenogaster, vamos a identificar estas especies.

La identificación de A. dulcineae es sencilla:

  • Segmentos funiculares 2-6 cortos, casi tan anchos como largos.
  • Cabeza puntuada, lisa, que la diferencia de A. subterranea que la tiene estriada reticulada.

Cabeza y segmentos funiculares 2-6 de A. dulcineae


A. dulcineae


Según el cuerpo, gastro, espinas propodeales, cabeza y maza antenal. identificaremos las otras tres especies.

Cuerpo:

  • En A. iberica color marrón oscuro a negro y cuerpo mate (fig 1a)
  • En A. senilis color grisáceo a negro y cuerpo mate (fig. 1b)
  • En A. gibbosa color marrón oscuro a negro (fig. 1c) Pronoto y mesonoto no forman una línea continua en vista de perfil, en forma de “joroba”


Gastro:

  • En A. iberica gastro estriado o mate, al menos en la base, a veces fina y densamente punteado. Pospeciolo estriado (fig 2a)
  • En A. senilis gastro estriado, al menos en la base. Pospeciolo granulado (fig. 2b)
  • En A. gibbosa gastro liso. Pospeciolo liso (fig. 2c)


Espinas propodeales:

  • En A. iberica espinas propodeales largas, siguiendo el perfil corporal, por lo general curvadas hacia la horizontal (fig. 3a)
  • En A. senilis espinas no muy cortas, cilíndricas y orientadas a unos 45º sobre el propodeo (fig. 3b)
  • En A. gibbosa espinas cortas y anchas (fig. 3c)


Cabeza: 

  • En A. iberica cabeza más larga que ancha (fig. 4a) en este ejemplar CI* = 83
  • En A. senilis cabeza mucho más larga que ancha (fig. 4b) en este ejemplar CI = 71
  • En A. gibbosa cabeza más larga que ancha (fig. 4c) en este ejemplar CI = 85


* CI es el Índice Cefálico CI = HW / HL x 100 y nos da una idea de la proporción entre el ancho y el largo de la cabeza. Va de 1 a 100. Si la cabeza es igual de larga que ancha CI=100

Maza antenal:

  • En A. iberica y A. gibbosa maza antenal de cuatro artejos (fig. 5a y 5c)
  • En A. senilis maza antenal de cinco artejos (fig. 5b)


Las mandíbulas


En las hormigas (Formicidae), las mandíbulas constituyen una herramienta fundamental y realizan con ellas una amplia gama de funciones, las más importantes: manipulación de objetos, procesado de alimentos, caza y defensa.
Están muy especializadas y presentan formas muy diversas, variando en forma y tamaño.


Fig. 1 Mandíbulas de una major de Camponotus cruentatus


Márgenes y dentición:

Una mandíbula típica se divide en márgen externo (Mex) y margen interno (Min).
El márgen interno se divide a su vez en margen basal (Mba) y margen apical o margen masticador (Mma). (fig. 2)


Fig. 2  Márgenes de las mandíbulas de una major de Messor barbarusMex - margen externo, Min - margen interno, Mba - margen basal, Mma - margen masticador


El margen basal se curva en un ángulo llamado ángulo basal (anb) hacia el margen masticador, que está por lo general provisto de dientes (die) y/o dentículos, que son dientes pequeños (dti). El diente más distal se denomina apical (dap) y el anterior preapical (dpr), mientras que el más proximal se llama basal (dba) y el siguiente prebasal (dpb). Los dientes se numeran desde el extremo de la mandíbula. Es decir el diente apical será el primero. (fig. 3)

Fig. 3 Mandíbula de Camponotus cruentatus. anb - ángulo basal, die - dientes, dti - dentículos, dap - diente apical, dpr - diente preapical, dba - diente basal, dpb - diente prebasal


Por lo general en el margen basal no se presentan dientes, aunque en algunos casos están presentes y cuando existe un espacio grande sin dientes entre los dientes o dentículos, se denomina diastema (dia) (fig. 4A). Los dientes romos y gastados (fig. 4B) se denominan crenulados, mientras que los dientes estrechos y alargados se denominan espiniformes (fig. 4C)

Fig. 4   A) Dentículos en margen basal y diastema (dia) en Aphaenogaster senilis. B) Dientes crenulados de Messor barbarus. C) Dientes espiniformes de Camponotus barbaricus.


Las mandíbulas también pueden presentarse con pocos o ningún diente (edentadas) (fig. 5)

Fig 5. Mandíbulas edentadas de una major de Pheidole pallidula.



Forma:

Por lo general, las mandíbulas presentan forma más o menos triangular, con márgenes basal y masticador bien diferenciados (fig. 6)

Fig. 6 Mandíbulas triangulares de Tapinoma nigerrimum


Sin embargo, en algunos casos, el margen masticador se alarga bastante y se acorta el margen basal como en el caso de la exótica Harpegnathos venator (fig. 7A) o de las mandíbulas trampa (ver artículo jaw traps) del género Anochetus, con tres grandes dientes apicales (api) así como multitud de dentículos (dti) (fig. 7B y 7C)

Fig. 7) A) mandíbulas de Harpegnathos venator B) y C) mandíbulas de Anochetus ghilianii, dentículos (dti), diente apical (api)


En general podemos concluir que las mandíbulas de las hormigas son extraordinariamente variables y de gran importancia taxonómica.


REFERENCIAS:

antwiki.org
https://www.antwiki.org/wiki/Morphological_and_Functional_Diversity_of_Ant_Mandibles

hormigas.org
http://www.hormigas.org/xPaginas/Anatomia.htm

Fernández F. (ed.). 2003.
Introducción a las Hormigas de la región Neotropical. Instituto de Investigación de Recursos
Biológicos Alexander von Humboldt, Bogotá, Colombia. XXVI + 398 p.