Las antenas

Fig. 1.  Antenas de un ejemplar de Tetramorium semilaeve


Los órganos quizás más importante de las hormigas son las antenas. En ellas residen varios de los sentidos necesarios para su relación con el medio que las rodea. Se aúnan los sentidos del olfato, gusto y tacto e incluso parece ser que del oído. Están repletos de pelillos sensoriales denominados sensilias que detallaremos más tarde.

Existen muchas especies que aún siendo ciegas, desarrollan una gran actividad cazadora incluso en la superficie, y esto es gracias a sus antenas.

Los himenópteros, como la familia formicidae (hormigas), se diferencian de otros órdenes de insectos por tener la antenas articuladas a la mitad de su longitud más o menos, siendo este un carácter diagnóstico a la hora de saber si nos hallamos ante una hormiga.

Ahora vamos a conocer sus partes más importantes:

Fig. 2.  Partes de la antena de un ejemplar de Tetramorium semilaeve. Bc- bulbo condilar,  Es- escapo, Fu- funículo, Pe- pedicelo, Ar- artejos, Ma- maza antenal, Sa- segmento apical.


Las antenas de las hormigas están segmentadas. El primer segmento, el más largo, es el denominado escapo (Es) en cuya base se encuentra una estructura esférica llamada bulbo condilar (Bc) que gira en torno a un esclerito circular denominado torulus (To), de forma que conjuntamente forman como una perfecta rótula que permite el movimiento de las antenas. El bulbo condilar se une al escapo mediante un cuello corto, curvo o recto y se inserta en la cabeza (fig. 3) en una zona denominada fosa antenal (Fa)

Fig. 3.  Detalle de la inserción de la antena en un ejemplar de Camponotus barbaricus.
Es- EscapoBc- bulbo condilar, To- Torulus, Fa- fosa antenal.

La siguiente parte de la antena es el funículo (Fu) que está formado por una serie de segmentos o artejos (Ar) cuyo número y disposición es de un gran interés taxonómico, variando su número junto al escapo de 4 a 13 según la especie. El primer artejo del funículo se denomina pedicelo (Pe) y el último artejo en el extremo de la antena segmento apical (Sa), y en él se encuentran la mayoría de las sensilias.
A veces los últimos segmentos de la antena están engrosados y su conjunto se denomina maza antenal (Ma) que también es de relevancia para la taxonomía (fig. 2 y 4). El conjunto de los artejos a partir del pedicelo se denomina flagelo.

Fig. 4.  Algunos tipos de mazas antenales. A- antena sin maza antenal apreciable,
B- antena con maza antenal de 3 artejos, C- Antena con maza antenal de 4 artejos.


Como antes comentaba, las antenas de los insectos, y en concreto de las hormigas, están repletas de estructuras sensoriales llamadas sensilias que utilizan para detectar señales químicas y mecánicas, cambios en temperatura, humedad, niveles de CO2 y también al parecer para la comunicación auditiva. En estas estructuras se encuentran neuronas sensoriales que actúan como receptores de las señales.
Se sabe muy poco sobre la variación en número, tamaño y estructura de las sensilias en la familia Formicidae.

Las más importantes son (fig. 5):
  • Sensilias tricoideas y tricoideas curvadas (T y TC) parece que responden a una amplia gama de compuestos orgánicos.
  • Sensilias basicónicas (B) son gruesas perpendiculares a la superficie de la antena y emparejadas con las sensilias caéticas. Se consideran sensilias olfativas.
  • Sensilias caéticas (C) son rectas y probablemente sean receptores quimiosensoriales y mecanosensoriales capaces de detectar vibraciones o de contacto.
  • Sensilias internas que se observan como poros cuticulares sobre la superficie de la antena (P) estas son las sensilias ampuláceas que probablemente sean receptores de temperatura, humedad o dióxido de carbono y las sensilias coelocónicas cuya función puede ser olfativa.

Fig. 5. Tipos de sensilias en el segmento apical de una antena de Messor barbarus.



 REFERENCIAS:

Hormigas amarillas

https://hormigasamarillas.blogspot.com/2011/09/anatomia-de-las-hormigas-1-principios.html


Fernández F. (ed.). 2003.
Introducción a las Hormigas de la región Neotropical. Instituto de Investigación de Recursos
Biológicos Alexander von Humboldt, Bogotá, Colombia. XXVI + 398 p.

El Mesosoma

Como se puede ver en la sección “Anatomía general”, el cuerpo de las hormigas, como en el resto de los insectos, está dividido en cabeza, tórax y abdomen. En el caso de las hormigas, el primer segmento del abdomen (propodeo) está fusionado al tórax.

Esta modificación hace que esta unión del tórax verdadero y el propodeo no se pueda denominar “Tórax”. Los términos más utilizados son los de Mesosoma y Alitronco (Alitrunk). La escultura en esta zona es muy importante de cara a la taxonomía.


Fig. 1.  Situación del mesosoma en un ejemplar de Camponotus cruentatus



Fig. 2.  Imagen ampliada del mesosoma de Camponotus cruentatus


Como en el resto de insectos, el tórax se divide en tres segmentos. La parte superior se denomina “tergo” o “noto”, la parte lateral “pleura” y la parte inferior “esternón

Los prefijos “pro”, “meta” y “meso” indican las partes anterior, media y posterior, así el pronoto sería la parte anterior y superior del tórax. Los segmentos pueden fusionarse más o menos, pero normalmente suele marcarse una sutura. Las suturas más importantes son  la sutura promesonotal (Spr), la sutura metanotal (Sme) y la sutura mesopropodeal (Smp) (ver fig. 3)


Según las apreciaciones anteriores, en el mesosoma de una obrera se distinguen las siguientes partes:

Fig. 3.  Partes del mesosoma de una obrera de Camponotus cruentatus

En la parte superior (tergos o notos) se distinguen (fig. 3):

  • Pronoto (Prn). Primer tergo torácico.
  • Mesonoto (Msn). Segundo tergo torácico. 
  • Metanoto (Mtn). Este segmento en las obreras de la mayoría de las especies casi desaparece y a veces se aprecia en su mínima expresión. Es un remanente de la casta de hembras aladas donde el tórax sí está totalmente compartimentado.
  • Propodeo (Pro). Este es el primer segmento abdominal y está fusionado al tórax. La superficie dorsal (Sud) y la posterior, denominada “declive propodeal” (Dep), son de una gran importancia taxonómica. El declive propodeal puede presentar diferentes especializaciones, siendo la más común los lóbulos propodeales o metapleurales, ubicados en su base, uno a cada lado de la articulación peciolar. (ver Lmp fig. 4A)
    En el propodeo es habitual encontrar unas estructuras denominada “espinas propodeales" (ver Epr fig. 4B ).

Fig. 4.  A lóbulos metapleurales (Lmp) B espinas propodeales (Epr)


En las partes laterales (pleuras) distinguimos (fig. 3):

  • Propleura (Prp)
  • Mesopleura (Msp)
  • Metapleura (Mtp)

Tanto en las pleuras como en el propodeo podemos encontrar unas aberturas denominadas espiráculos que tienen funciones respiratorias (ver artículo "El espiráculo propodeal" y fig. 5A).
Los más importantes son (ver fig 3) el espiráculo propodeal (Esp) y el espiráculo metatorácico (Esm).

En la metapleura se encuentra una glándula especial denominada glándula metapleural, que segrega una serie de sustancias (ver artículo "La glándula metapleural"). Su ubicación relativa al propodeo es también importante a efectos taxonómicos en determinados grupos. (ver Glm fig. 3 y 5B)

Fig 5.  A Espiráculo propodeal (Esp). B abertura de la glándula metapleural (Glm) en C. cruentatus


REFERENCIAS:

Hormigas.org.

Mireya del Roble Esquivel Carmona.
Hormigas de Buenavista.

Pedro José Salinas.
Glosario de términos entomológicos con especial referencia a insectos sociales.

Fernández F. (ed.) 2003.
Introducción a las Hormigas de la región Neotropical. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, Bogotá, Colombia. XXVI + 398 p.

ANATOMÍA DE LA CABEZA

Puede que todos estos caracteres no estén presentes en todas las especies, pero se ha procurado que en el ejemplar mostrado estén los más necesarios para la identificación.

Algunas de estas partes se desarrollan con más detalle siguiendo el enlace correspondiente.

Las partes más importantes son:

  1. Vértex o vértice: zona comprendida entre los ojos, la frente y el occipucio.
  2. Occipucio: parte posterior de la cabeza. Por lo general se extiende desde el vértice hasta el cuello.
  3. Ocelo u ojo simple
  4. Ojo compuesto
  5. Surco coronal
  6. Carina o Arista frontal
  7. Lóbulo frontal
  8. Surco frontal
  9. Triángulo o Área frontal
  10. Fosa antenal
  11. Gena o Mejilla
  12. Clípeo
  13. Arista media
  14. Mandíbula
  15. Palpo maxilar
  16. Palpo labial
  17. Antena


  18. Cabeza de un ejemplar de Cataglyphis velox


REFERENCIAS:

Hormigas amarillas.

https://hormigasamarillas.blogspot.com/search/label/Anatom%C3%ADa%20de%20las%20hormigas


Hormigas.org.

http://www.hormigas.org/xPaginas/Anatomia.htm


Entomología básica.

http://quitaplagas.blogspot.com/2016/07/entomologia-basica-orientado-la-familia.html


Fernández F. (ed.). 2003.

Introducción a las Hormigas de la

región Neotropical. Instituto de Investigación de Recursos

Biológicos Alexander von Humboldt, Bogotá, Colombia.

XXVI + 398 p.



Identificación de Myrmica sabuleti


Una vez identificado el género Myrmica vamos a identificar a M. sabuleti

  • El escapo está muy curvado, y tienen un lóbulo semicircular en la base.



  • Parte superior del peciolo redondeada.



  • Espacio entra aristas frontales estrecho FI < 0,35 que la diferencia de M. spinosior con FI > 0,36.
    FI = FW / HW, siendo FW la distancia menor entre las aristas frontales y HW la anchura máxima de la cabeza en vista frontal. En el ejemplar de la foto el FI es de 0,32.

    Estos índices en realidad son mucho más complejos y están basados en la media de ejemplares de nidos, pudiendo encontrar algunos que se salgan de estos límites, por lo que no se puede aventurar nada con un sólo ejemplar.

  • Escapo en la base con un lóbulo relativamente grande que se extiende más hacia atrás que hacia delante.



  • Obreras con espolón de la tibia posterior y media bien desarrollado, pectinado






    Ejemplares cedidos por Fede García y Helen Attenborough


REFERENCIAS:

Fede García.
Hormigas del Género Myrmica (Latreille, 1804) de la Península Ibérica. Apuntes para ayudar en la identificación taxonómica, (Hymenoptera, Formicidae)
https://lamarabunta.org/identificacion-y-taxonomia-f12/datos-para-identificar-obreras-de-myrmica-t32478.html

Javi Arcos.
https://www.youtube.com/watch?v=vO4iHyq0dmQ

Radchenko, A. G.; Elmes, G. W. 2010
Myrmica ants (Hymenoptera: Formicidae) of the Old World. Fauna Mundi 3. Warsaw: Natura Optima Dux Foundation, 790 pp.